miércoles, diciembre 06, 2006

Y EN OTRAS NOTICIAS: Wii

Últimamente, cuando el consejo editorial del avión de papel no está ocupado combatiendo las fuerzas del mal de Fecal (que ya le quito $100 millones de pesos al presupuesto de la UNAM y le subió el sueldo al ejercito y a la polica, que raro) dedica su tiempo libre a jugar ¡Wii!

Si, ya en un post pasado se había alabado la creatividad y valentía de Nintendo (NO QUEREMOS OLIMPIADAS: queremos Revolución octubre de 2005) al arriesgarse con un control innovador que se sale completamente de lo convencional y de lo que estabamos acostumbrados los videojugadores de antaño. Ahora, después de jugarlo semana y media, puedo decirles que la consola no decepciona y eso que namas tengo el juego de muestra Wii Sports que la neta esta bien sencillo pero eso si, divertido.

No cabe duda en que cada vez nos acercamos más al punto omega donde la realidad y un videojuego serán indistinguibles (como en la Matrix, uuuuuuuuu).

Ea, a continuación, demostraré como hacer un jonrón cheverísimo en Wii Baseball:

¡Puuuuuuuuuuuuuummm! ¡Se va! ¡Se va! ¡Se fueeeeeeeeeee!

Medidas de seguridad:
Pequeñines, mucho cuidadico a la hora de disfrutar de la Wii en compañía de algún compañerico. ¡Alejaos lo más posible! Jugar no tiene que acabar en una desgracia.

¡Mocos! (Foto cortesía de 1up.com)

Y para concluir, con una semana y media de jugar y un sólo juego jugado mi calificación final para la Wii (se oye mejor en femeníno, ¿no? como más caribeño) es un 10 perfecto. ¡Arriba y adelante, Nintendo!

4 comentarios:

David M dijo...

Y eso que ni lo querias comprar.

Chaquetero!!!!

mario ml dijo...

Yo solo me opuse a los precios altos de la preventa, no a la consola en sí.

Jilipollas!!!

Anónimo dijo...

Jilipollas y chaqueteros, los dos....jijos de mi última metida de pata ( atentamente: el robert )

Chelius dijo...

"No no no no no, digale que no a esa pelota".Me muero por jugar el de beisbol, lastima que me entreguen mi Wii hasta enero. Y que chingue a su madre Calderon, que la chingue hasta el hastio.